Home Influyentes Colaboradores La pauta del populismo

La pauta del populismo

La pauta del populismo
0

Jorge Lara

El contexto es el mismo: pobreza, marginación, corrupción, una clase política insensible y en muchas ocasiones distraída en frivolidades.  Todo lo anterior genera el caldo de cultivo propicio para la emergencia de liderazgos que se nutren de la ira, del descontento y de afanes de revancha. La polarización se alimenta además del hartazgo y de una postura crítica con la que las clases medias se permiten juzgar a los políticos tradicionales. Al final del día, clases ilustradas desilusionadas o traicionadas son las que inclinan la balanza, las que rompen los equilibrios, las que definen las encuestas electorales y los resultados comiciales…

El liderazgo de Hugo Chávez nace de manera espontánea en un entorno parecido al descrito. Hecho preso por un fallido golpe de estado, su figura crece de manera vertiginosa desde la propia cárcel, gracias a su carisma y discurso polarizador. De manera paralela a su propio programa, el crimen organizado venezolano y los intereses de Cuba le van allanando el camino hacia la presidencia de su país y después hacia la consolidación de su figura como caudillo indiscutible.

Dueño de un discurso mesiánico, con capacidades de generar figuras retóricas inapelables para su pueblo, Chávez inició un ciclo de populismo que acaba de cumplir veinte años con la presidencia de Nicolás Maduro, sucesor que Fidel Castro escogió cuando la salud de Chávez se vio diezmada.

La novela de Moisés Naim, Dos Espías en Caracas (Penguin Random House Grupo Editorial, 2018), describe los episodiosde mayor significado para entender el fenómeno del chavismo.

En dicho trabajo no es difícil encontrar paralelismos con otros modelos populistas, incluido el mexicano. Relata Naim: “Gran parte de la clase media y hasta gente de la más alta alcurnia también simpatizan con el discurso regenerador de la moral pública que el líder disemina por todos los medios de comunicación.”

A través del relato que combina historia con ficción, se pueden entender las razones de la extendida duración de un régimen que a la postre generó una miseria endémica acompañada de una colosal corrupción. Entre dichas razones se pueden enumerar la creación de clientelas electorales; la maniquea división del país entre “chavistaso antichavistas,bolivarianoso escuálidos, vendepatriaso apátridas” y la provisión de favores económicos y laborales a los incondicionales; el manejo cortoplacista y con criterios de rentabilidad política de las empresas propiedad del estado, la intervención antieconómica en Petróleos de Venezuela; la estrategia de captura del poder judicial aconsejada y alentada por Fidel Castro, quien advertía a Chávez: “-…también tienes que controlar a los jueces y sus tribunales. La sentencia de un juez a tu servicio puede hacer más daño y dar más miedo que una paliza que les den tus cuerpos de seguridad a cualesquiera de tus opositores. ¡Que te teman, Hugo! ¡Es preferible ser temido que ser amado!…” ; la perversa apropiación de la figura, la imagen y el ideario de Simón Bolívar por parte de Chávez y su grupo de poder…

Revela el texto incluso episodios de manipulación electoral desde La Habana y el intercambio de favores entre los dos líderes caribeños: legiones de médicos cubanos y probados métodos de control social a cambio del indispensable petróleo venezolano.

La trama de ficción que sirve de acompañamiento al relato histórico, igualmente ilustra y da cuenta al lector de temas interesantes y que aportan un bastidor geopolítico y de mayores dimensiones a la trama.

Considero que este libro de Moisés Naim es una lectura obligada para entender y asimilar las causas del populismo, sus espejismos y atajos que no conducen sino a la crisis y la postración, en los que hoy se encuentran Venezuela y otros países.

ESCRIBE UN COMENTARIO

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.