Home Política y Gobierno Capital Político Las tribus quieren desgastar a Amieva

Las tribus quieren desgastar a Amieva

0

Si bien es cierto que el favorito para quedarse al frente de la jefatura de Gobierno de la CDMX sigue siendo José Ramón Amieva, también lo es que las tribus perredistas le están atando las manos antes de ratificarlo.

Aunque el plazo legal para nombrar a un nuevo gobernante —luego de que Miguel Ángel Mancera decidiera dedicarse a recorrer el país en favor de Ricardo Anaya— es de 120 días, ningún caso tendría nombrar a alguien después de las elecciones.

El propio Amieva declaró ayer que no hay ninguna prisa para su ratificación, pues la capital no está descabezada y camina normalmente. Pésima apreciación de alguien que quiere gobernar la principal ciudad del país.

Acaso el funcionario no se pondrá a pensar que nadie quiere acordar con un encargado de despacho, sino con el dueño del circo. Si se hiciera un acuerdo —el que sea— con Amieva, nada garantiza que ése se cumpla si no lo ratifican… o si llega muy acotado.

Está más que claro que hay un agarrón no sólo al interior del gabinete capitalino, sino entre las tribus por quedarse con el control del aparato de gobierno, sobre todo para utilizarlo en las elecciones, si no qué chiste.

Por eso es que los perredistas, entre los que hay algunos exfuncionarios, se la están cobrando bien y bonito al secretario de Finanzas, Edgar Amador, por todas las que les hizo cuando fue uno de los consentidos de Mancera y hacía lo que le venía en gana.

Apenas se fue su jefe y los ataques a Finanzas arreciaron, pues aprovecharon las vacaciones de Amador a Europa —aunque algunos dicen que más que vacaciones fue un viaje referente a importantes cuestiones financieras— para quitarle sus principales piezas.

Cuando el funcionario llegó se encontró con que su equipo de primera línea estaba mocho e intuyó que quien seguía en la línea era él. Renunció al cargo, pero tanto Amieva como su exjefe le pidieron que aguantara mientras resolvían el asunto.

A la par, un importante exfuncionario capitalino movió sus piezas al interior del gobierno y en la ALDF para atrasar el nombramiento oficial del relevo, en tanto se pudieran hacer de la Secretaría de Finanzas, aunque fuera a través de un tercero.

Es decir, si de las alturas se aferraban a que Amador se mantuviera en el cargo, primero le cortarías los brazos y los pies para que no pudiera moverse ni decidir sobre los amplísimos recursos de la CDMX.

Es ahí donde más de uno ve la aparición de Miguel Ángel Vásquez, exoperador de René Bejarano que se pasó a las filas de Vanguardia Progresista —afín a Héctor Serrano— y que hoy es el coordinador del disminuido gabinete.

Las tribus quieren impulsarlo para que, desde las sombras, controle los dineros y las principales carteras, como Desarrollo Social y Gobierno, por ejemplo, atando de manos a Amieva, quien llegaría sólo de adorno.

¿Y mientras, la ciudad..?

CENTAVITOS… Quienes saben del tema aseguran que el PRD pudiera tener aún una posibilidad de recuperar una parte del respaldo popular si emprendiera una agresiva acción de reconstrucción y que los amarillos tienen a su alcance una excelente herramienta que está desaprovechando. Si pensaran un poquito más podrían utilizar al Invi, que seguramente tiene bien peinada la capital en cuanto a terrenos disponibles, personas afectadas y organizaciones de vivienda que mueven gente. A través de ese organismo podrían brincar trabas administrativas y nadie les podría recriminar que gastaran en serio para resarcir las viviendas dañadas con un organismo especializado en el tema. Hasta cuestionamientos evitarían.

http://www.excelsior.com.mx/opinion/adrian-rueda/las-tribus-quieren-desgastar-a-amieva/1231752

ESCRIBE UN COMENTARIO

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.