Home Influyentes Colaboradores CRÓNICAS DE LA CIUDAD / San Rafael, la colonia de los poetas muertos

CRÓNICAS DE LA CIUDAD / San Rafael, la colonia de los poetas muertos

CRÓNICAS DE LA CIUDAD / San Rafael, la colonia de los poetas muertos
0

Pedro Flores

Al hablar de “El Cebollón”, no creo que alguien lo recuerde, pero si mencionamos el rancho San Rafael, vendido en 330 mil pesos por Doña Josefa Terreros a Enrique Tron, la situación se empieza a aclarar, ya que el 19 de julio de 1991, este señor solicitó permiso para lotificar, originando de esta manera la colonia San Rafael.

La historia sólo registra que sobre la calzada México Tacuba, Fray Juan de Zumárraga construyó una ermita dedicada a San Cosme y San Damián, con el fin de catequizar a los naturales, que ahí guardaban los restos del sacerdote Joaquín Fisher, quien fuera secretario particular de Maximiliano y de José García Icazbalceta, destacado intelectual mexicano del siglo XIX.

En esas épocas se vivía otra ciudad, había diversos acueductos que estuvieron sobre lo que ahora es San Cosme, que traían aguas de diversos puntos, y que en 1879 se empezaron a demoler al meter tuberías de plomo que conducían el agua directamente a las casas. Entre las obras destruidas se encuentra la plaza de toros que estaba en lo que hoy son las esquinas de Guillermo Prieto y Rosas Moreno.

Al poniente de la citada colonia, hasta hace dos décadas estuvo el panteón inglés y el americano, pero con el entubamiento del río Consulado y la construcción del Circuito Interior, se redujo la superficie; en la actualidad está el teatro “Juan Ruiz de Alarcón”, y hay un parque, mientras que la capilla británica se utiliza para exposiciones.

 

Grandes casas porfirianas

En la colonia San Rafael se pueden observar estilos arquitectónicos de los más variados, como el Art Decó, el ecléctico y hasta el arabesco, como el que está en Gabino Barreda 71, o en Serapio Rendón, en donde los arcos monumentales todavía son un atractivo, a pesar de ser una construcción muy antigua.

En un recorrido bien vale la pena ver la residencia deteriorada de Francisco Pimentel 17, la de Manuel María Contreras 67, con una curiosa fachada alineada en diagonal, o los restos del edificio Gregoire de Wollant, en Antonio Caso 110, donde habitó el escritor Renato Leduc. En el edificio de Díaz Covarrubias 14, fue la locación de la película “La familia Pérez”, de 1949.

Y qué decir de las oficinas de la matriz de la Universidad del Valle de México, en la calle de Sadi Carnot, que es un verdadero palacio, adelante está el magnífico edificio de la Gran Logia del valle de México, y enfrente, el internado sección “A” del Pentatlón Deportivo Militar Universitario, que ya cumple 81 años, un espacio que data de 1889 y que inicialmente albergó el asilo Francisco Díaz de León; adelante está el Jardín del Arte y el monumento a la Madre.

En un recorrido por sus calles se pueden encontrar las hermosas fachadas y casas porfirianas con sus balcones, plasmadas en las viejas películas, como “¡Ay, qué tiempos, señor don Simón!” o “Cuando los hijos se van”, en donde los galanes con un trío o un mariachi llevaban serenatas a sus amadas

San Rafael creció rápidamente, y los antiguos nombres de las calles sólo quedaron en el recuerdo de los viejos habitantes. Artes es hoy Antonio Caso, en donde hay vestigios de hermosas casas; Arquitectos es hoy Miguel Schultz; Industria ahora la conocemos como Serapio Rendón; Depósito de Ferrocarriles es hoy Antonio del Castillo; Alfonso Herrera es la conocida Calzada del Rancho; otra calzada, la de la Verónica es hoy Melchor Ocampo, y la calzada que daba el nombre a la colonia San Rafael ahora la conocemos como José Rosas Moreno.

 

Honor a quien honor merece

Desde sus inicios, la colonia San Rafael fue un tanto exclusiva; primero era porfirista, su fama de tranquilidad atrajo a mucha gente intelectual, incluso varios nombres están plasmados en sus calles, como el de Ignacio Manuel Altamirano, fundador de la Escuela Nacional de Maestros; Gabino Barreda, creador de la Escuela Nacional Preparatoria; Miguel Schultz, educador; Serapio Rendón, político; Guillermo Prieto, poeta y político; Antonio Caso, filósofo; José Rosas Morenos, poeta, y Melchor Ocampo, poeta y político.

Todo eso tal vez sea un reconocimiento al talento de la gente, y uno de los principales promotores de ese cambio, Salvador Novo, quien en sus memorias habla de su vida en dicha colonia al lado de sus vecinos Enrique González Martínez, gran poeta, Jaime Torres Bodet, quien vivía en la actual calle de Altamirano, José y Celestino Gorostiza, y también el poeta Victoriano Salado Álvarez.

Más recientemente, en el 18 de la calle Gabino Barreda, a un costado del mercado de San Cosme, vivió la pintora española Remedios Varo, quien tuvo mucha amistad con la inglesa nacionalizada mexicana Leonora Carrington, esposa del periodista Renato Leduc, y quien también vivió en la colonia San Rafael, entre las calles Rosas Moreno y Antonio Caso.

La colonia San Rafael sigue siendo un pedazo de la historia artística y literaria de la Ciudad de México.

ESCRIBE UN COMENTARIO

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.