Home Influyentes Colaboradores SCREWBALL / ¿Felices fiestas?

SCREWBALL / ¿Felices fiestas?

SCREWBALL / ¿Felices fiestas?
0

Ernesto Osorio

Este miércoles se cumplen dos semanas de gobierno de la doctora Claudia Sheinbaum, y siendo objetivamente claros, debemos reconocer que el entusiasmo que ha mostrado en estos días por el cargo que alcanzó, dista mucho de la actitud de sus antecesores Marcelo Ebrard y Miguel Ángel Mancera.

Desde su primer día, la doctora Sheinbaum decidió ser quien es, hablarnos de manera directa, sin poses o soberbios protocolos como sí lo hicieron sus antecesores, sin escoltas o prepotentes policías. La semana pasada tuve la oportunidad de visitar la audiencia pública en el Antiguo Palacio del Ayuntamiento, y créame que se respira un ambiente distinto. Por primera vez no sentí ese temor de verse sorprendido de pronto por elementos de custodia, pues durante el gobierno de Miguel Ángel Mancera todos los que caminábamos los pasillos de ese edificio, convertido hoy en museo, éramos sospechosos de algo, y al menos a mí me sacaron en varias ocasiones pues a los señores no les parecía que estuviera paseándome de oficina en oficina trabajando, como lo debe hacer un reportero.

Sí, se percibe un cambio y eso es positivo, y por ello debemos llamar la atención de la Jefa de Gobierno cuando veamos que su gestión puede verse afectada por la conducta de algunos servidores públicos, militantes de su mismo partido político que con total cinismo repiten vicios y conductas que tanto criticaron a los gobiernos anteriores.

Tal es el caso del nuevo Subsecretario de Programas para las Alcaldías, Avelino Méndez, y del Alcalde en Cuauhtémoc, Néstor Núñez, quienes fingen demencia para no hacer valer su autoridad y han dejado pasar los convenios que tanto el ex Jefe Delegacional Ricardo Monreal como su sucesor Rodolfo González pactaron en su momento con líderes del comercio informal y con empresarios del Centro Histórico para que sólo cuatro líderes al frente de 17 organizaciones de comerciantes ambulantes (puros cuates) pudieran trabajar durante las romerías de diciembre.

La semana pasada, trabajadores del área de vía pública de la Alcaldía a cargo de Núñez llegaron a retirar a los artesanos de los arcos del edificio de la antigua Regencia, que protestaban por no haber sido incluidos en el reparto de espacios para poder vender sus mercancías en estas fiestas; en esos días también decenas de vagoneros del Metro bloquearon Arcos de Belén y marcharon a las oficinas del Metro y al recinto del Congreso capitalino para exigir espacios para trabajar durante las fiestas de diciembre.

Es obvio que estas movilizaciones son una respuesta a la discrecionalidad con la que Monreal y González decidieron otorgar los permisos a organizaciones afines, como son las que encabezan Julio Rico, Diana Barrios, Magdalena Acuña y María Rosete, la diputada federal de Encuentro Social que dicho sea de paso no renunció a los lugares que le corresponden como líder del ambulantaje de Tepito y con espacios en el área del Centro Histórico.

Incluso, el problema que llevó la feria del libro de la Alameda a colocarse en Paseo de la Reforma fue precisamente que comerciantes encabezados por Diana Barrios decidieron dar madruguete a los libreros y colocarse antes para evitar que, como cada año, los únicos autorizados para la venta de libros pudieran realizar su evento.

Pero no solo eso. Resulta que antes de abandonar el cargo, Rodolfo González –a decir del alcalde Núñez- autorizó todos los permisos para que las organizaciones de estos cuatro “illuminatis” se colocaran con sus agremiados a un costado del edificio que ocupa la Alcaldía sobre la calle de Buenavista. El problema no era reubicarles con romerías como todos los años en esta zona, sino que los saturaron, pues les enjaretaron a decenas de santacloses y reyes magos de la Alameda (casi 64 de la señora Acuña) con sus escenarios y trineos para que pudieran trabajar en espacios muy reducidos. “Estamos jodidos, nalga con nalga, y eso es humillante”, me comentó uno de los Santa que me recibe en los alrededores del Monumento a la Revolución para entrevistarlo.

Pero esto no es lo peor, por eso llamamos la atención de la Jefa de Gobierno o de sus asesores, para que atiendan de inmediato lo que parece será un jugoso negocio para los funcionarios de la Cuauhtémoc.

Contamos con documentación oficial que confirma que para este año las autoridades de la anterior administración en la Jefatura Delegacional en Cuauhtémoc (ahora Alcaldía) autorizaron la instalación de 120 juegos mecánicos a un costado del edificio de la alcaldía y en el perímetro más cercano, siendo los principales beneficiados los empresarios de Atracciones Roca, una empresa con sede en el norte del país, de la que poco se sabe en los archivos fiscales del SAT y que en redes sociales se promociona como una de las principales ofertantes de ferias y juegos mecánicos.

¿120 juegos mecánicos en este pedacito? Six Flags cuenta con 50 atracciones en todo su parque y la Feria de Chapultepec con 51? ¿dónde está el dictamen de protección civil y la certificación de que estas atracciones pueden instalarse y no fallar? ¿Cuál será la derrama económica real que las arcas de la Alcaldía recibirán por este contrato? ¿A dónde llegarán esos recursos? Doctora, aquí algo huele mal.

Esto es un llamado a tiempo. Sabemos de buena fuente que existen comerciantes muy enojados, que en su momento le dieron su apoyo en la campaña, pero que no dudarán en tomar las acciones que sean necesarias para obligarle a eliminar los privilegios que el ahora senador Monreal entregó a líderes del ambulantaje en sólo dos años de gobierno.

Nosotros, desde aquí, seguiremos caminando las calles del Centro Histórico para platicar con los comerciantes de la calle que tienen mucho que decir sobre los planes de la nueva administración; platicaremos sobre el ambulantaje, sobre la venta de armas, el contrabando, el narco, la trata de personas, el secuestro…, en fin, de todos los problemas que han enfermado las calles del primer cuadro, a pesar del arribo de una alternativa de cambio.

¿Felices fiestas?, no, mejor ¡cuídese!

ESCRIBE UN COMENTARIO

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.