Home Grilla CDMX Capital Político Se pone exigente a Mancera

Se pone exigente a Mancera

0

Como dijera el clásico, parece que nada le embona al Jefe de Gobierno de la CDMX, pues cada vez se pone más exigente para irse de la administración local, como si los ciudadanos le rogaran quedarse.

Como dijera el extinto José Alfredo Jiménez en una de sus canciones, a Miguel Ángel Mancera le queda bien eso de que “estás que te vas y te vas… y no te has ido”, pues se supone que desde hace seis meses pediría licencia.

El Jefe de Gobierno había anunciado el año pasado que, después de su Quinto Informe ante la ALDF, dejaría su cargo para buscar la candidatura presidencial por el entonces naciente Frente Ciudadano que impulsaban PAN y PRD.

Cierto que se presentó la desgracia del 19-S y eso complicó su salida, pues era prioridad quedarse a enfrentar la tragedia y poner en marcha la reconstrucción de la CDMX, cosa que seis meses después no acaba de aterrizar.

Hay que recordar que en 1985, el PRI fue criticado porque el entonces regente Ramón Aguirre y el presidente Miguel de la Madrid tardaron en salir y abandonaron en un inicio a la ciudadanía, que se organizó sola.

Efectivamente, los priistas se apanicaron y permanecieron escondidos los primeros días, pero al mes ya tenían armado el Programa Habitacional de Renovación Popular, que dotó de casa a miles de familias.

Ese organismo tenía recursos y autonomía para no depender de gobernantes; Mancera lleva seis meses y apenas rearmó su Comisión de Reconstrucción, plagada de secretarios que ni siquiera se sabe si se quedarán.

Bueno, el tema es que una vez que más o menos estabilizó la tragedia, el Jefe de Gobierno intentó retomar su plan de ser presidenciable, pero se topó con que el Frente ya lo había descartado, lo cual le retorció el estómago.

Desde entonces ha estado jugando a que se va, que no se va, que a lo mejor sí se va, pero siempre antepone el que le den garantías, pues lo único que tiene firme es el ofrecimiento de ser senador por el PAN, y eso de mala gana.

Apenas el fin de semana, dijo que aceptaría la postulación, siempre y cuando ya no fuera impugnada por el exdirigente nacional panista, Gustavo Madero, y que su legalidad fuera avalada por el Tribunal Federal Electoral.

Qué cosas, Mancera ya sabía que el PAN ratificaría —ocurrió ayer— el ofrecimiento y Madero desistió de impugnar ante el TEPJF que, sin duda, calificará de legal la propuesta.

El caprichito ya se le concedió, pero ahora sale que no se va hasta que se firme la coalición entre PAN-PRD y MC, para que quede por escrito la repartición que harán del pastel en caso de ganar.

¿O sea, Mancera duda de irse porque en realidad le preocupa la CDMX, o que le garanticen su futuro político?

Parece que quiere que le dejen todo el camino empedradito.

CENTAVITOS… Alejandra Barrales nombró ayer como vocero al diputado naranja Jorge Álvarez Máynez. Qué bueno que integre al joven zacatecano, pero antes ya había integrado también al perredista Raúl Flores en el mismo cargo. Al parecer habrá varios voceros, pero ¿quién será el oficial que hable a nombre de ella?, porque si no cualquiera puede decir alguna barbaridad y luego ni quién se responsabilice. Igual pasa con sus coordinadores de campaña, ¿cuántos son y quién manda ahí?, porque si no hay jefe, más que un irrisorio puesto de secretario técnico, aquello se convertirá en una hoguera de las vanidades, pues nadie dejará que le dé órdenes otro que esté a su mismo nivel. Siempre se necesita quién mande y quien obedezca.

http://www.excelsior.com.mx/opinion/adrian-rueda/2018/03/13/1225909

ESCRIBE UN COMENTARIO

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.