Home Grilla CDMX El Irreverente La broma de Mario Delgado

La broma de Mario Delgado

0

Por la Mafia del Poder

Buena broma le quiere jugar a todos Mario Delgado al anunciar que se anotará para contender por la candidatura de Morena a la Ciudad de México.

Si lo de Martí Batres resultaba ridículo, lo de Delgado suena a caricatura.

Para empezar, el colimense es un arribista que jamás ha logrado algo por su cuenta y que si está en la Cámara Alta es porque Marcel Ebrard lo puso ahí como premio de consolación por haberlo bajado de la contienda en 2012.

Y eso de que Marcelo lo bajó es un decir, pues era su galló para que lo pudiera suceder en la Jefatura de Gobierno, pero Delgado jamás pudo salir del cascarón.

Lo pusieron como secretario de Educación y le inventaron el Programa Prepa Sí para becar a todos los jóvenes que votarían por primera vez y se pudiera promover.

Le llenaron las manos de dinero y pusieron a sus pies todo el aparato del gobierno capitalino, que no es poca cosa, para que se impusiera en la contienda interna a Alejandra Barrales y en menor medida a Miguel Ángel Mancera, quien iba de relleno.

Pues el bueno Mario no sólo no fue capaz de ganar la contienda, sino que se fue al último lugar de la encuesta y humillado le regalaron la senaduría que era para Marcelo.

Ahí ha vegetado desde 2012 y ahora se anota para contender el pobre.

Con qué dientes mi querido chimuelo.

Morenos a todo galope

A todo lo que da está la pelea interna de Morena por la candidatura de ese partido al Gobierno de la CDMX el año entrante.

Tanto Ricardo Monreal como Claudia Sheinbaum han invadido las redes sociales con anuncios para promocionarse como los mejores para el cargo, aunque ahí la estrategia es distinta.

La doctora Sheinbaum no presume conocimiento de la administración pública, sino sus galardones académicos, y promete que de ganar será la primera mujer científica que llega al puesto.

Como si eso garantizara algo, pues de cualquier forma es una mujer radical a la que no le gusta hacer acuerdos con la oposición y así estará en chino que gobierne, si es que resulta elegida.

Por el lado de Monreal, el zacatecano presume la gran experiencia política y administrativa que tiene y quizá tenga razón, pero lo que no dice es que es un tipo que se ha dedicado a saltar de cada partido cada vez que no le cumplen sus caprichos.

O sea que si no lo hacen candidato al gobierno en el 18, seguramente darán tremendo brinco a alguno de los partidos del Frente Amplio Progresista para tratar de colarse.

Por lo pronto ya un grupo de perredistas de segunda anunciaron que se le unirán, pues para ellos es el mejor candidato que pudiera tener la izquierda en la CDMX.

Como quiera, la lucha está a todo lo que da.

Y los perredistas, dormidos

Mientras en Morena sobran nombres de aspirantes a suceder e Mancera, en el PRD siguen de agachones y con un pavor por destaparse.

Más allá de los que públicamente han sido mencionados como posibles candidatos, ninguno de los interfectos ha ducho abiertamente esta boca es mía.

El único que abiertamente se ha destapado no una, sino al menos tres veces, es el secretario de Salud, Armando Ahued.

El bonachón funcionario –de los más eficientes en el sexenio mancerista- repitió ayer que está listo para cuando lleguen los tiempos oficiales y seguramente despertará simpatías, porque hasta cae bien.

Pero una cosa es ser buena gente, e incluso buen candidato, pero algo muy distinto es ser buen gobernante y para eso se necesita algo de malicia.

Para el Frente Amplio Democrático sería quizá un candidato ideal porque no es muy fuerte y puede ser acotado, pero muchos alertan que de ninguna manera se puedan confiar, pues hay que ver el ejemplo de Mancera, que resultó un fiasco.

Como quiera es el único amarillo –sin ser afiliado al PRD- que se anota abiertamente.

*El Irreverente publica de lunes a viernes.

ESCRIBE UN COMENTARIO

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.