Home Influyentes Colaboradores Gobernadores preciosos

Gobernadores preciosos

0

Por Jorge del Villar

¡¿Qué estarán pensando ahora los gobernadores preciosos del PRI, que debajo del agua decidieron apoyar al Licenciado López Obrador?! El enfrentamiento del ex secretario Osorio Chong con el Presidente para nadie fue secreto, y hoy para nadie es que una fuerza importante del PRI operó a favor de Andrés. ¿Habrían calculado lo que les depararía?

Hoy los gobernadores tienen un poder históricamente inmenso. En la época hegemónica, los gobernadores eran vistos como empleados del presidente en turno. El 2000 marcó un parteaguas, pues por primera vez en la tradición política contemporánea, un presidente no salía del gabinete presidencial, sino de un gobierno estatal, el de Guanajuato.

Para sumarse a una serie de reformas legislativas a favor del federalismo, que venían del sexenio anterior, en el 2002 surgió la CONAGO, que dio aún más independencia y fuerza a estados y municipios. En esos años, lo políticamente correcto era el discurso federalista, aunque hubo voces que desde ese entonces pugnaron por un esquema centralista.

Recuerdo en una cena con el entonces góber precioso de Veracruz, Fidel Herrera, con Enrique Jackson, presidente del Senado, entre otros invitados; el entonces Secretario de Relaciones Exteriores, Jorge Castañeda, no titubeaba en proponer medidas claramente centralistas, aunque se percibiera como retrógrado.

A dieciocho años de distancia, parecía que aquellas voces no estaban tan equivocadas. Hoy por hoy, los sistemas policiacos, de recaudación fiscal, de transparencia y anticorrupción a nivel central, son inequiparablemente mejores que los estatales y municipales.

Paradójicamente, los gobernadores del PRI que apoyaron a AMLO serán supervisados por una nueva figura llamada “delegados”, que tendrán “el poder de poderes” en los estados. Y eso no es lo mejor, sino que el futuro presidente ha designado a los peores enemigos de los actuales gobernadores como estas figuras que los vigilarán. La rival de Del Mazo, Delfina Gómez, en el Edomex; así como los excandidatos a las gubernaturas de Jalisco, Carlos Lomelí; de Nayarit, Miguel Ángel Navarro, y de Yucatán, Joaquín Díaz Mena, por mencionar sólo ejemplos.

La verdad es que a pesar de gobernadores preciosos y de presidentes nomás “carita”, que han tejido una evidente red de corrupción y complicidades a lo largo de nuestra historia moderna, México sí ha progresado en muchos rubros. Uno evidente es el de las comunicaciones.

Los que hacemos turismo nacional lo podemos constatar. Hace apenas algunos años salía más barato volar al extranjero que al propio territorio nacional, mientras que hoy en día hay una diversidad de posibilidades a precios muy razonables.

En regiones enteras contamos con súper carreteras, que ya envidiarían en países del mundo dizque desarrollado. Un ejemplo es la carretera transpeninsular que recorre todo Baja California. Manejarla es un deleite, en compañía de los riscos, playas, peñascos y un inimaginable número de combinaciones de tonos de azul. En temporada, las ballenas en la Península se aproximan sorprendentemente cerca de las embarcaciones. La Isla del Espíritu Santo es más hermosa que cualquiera de las Galápagos, y a diferencia de las islas ecuatorianas, el mar está calientito.

Hasta en los lugares más escondidos se cuenta con Internet, que te guía hacia espectaculares viñedos y restaurantes de comida BajaMed, con nivel tres estrellas Michelin, pero a un centésimo de precio.

Y lo mismo sucede al otro extremo de la República: las carreteras de Quintana Roo te sorprenden con las maravillas más espectaculares, como la Laguna de Bacalar, equiparable a las aguas de Bali, el Cenote Azul, Kohunlich, entre cientos de otros sitios arqueológicos. Y en casas de adobe con techos de palma, se ve gente con teléfonos inteligentes y conexión a la red.

México no puede tolerar a más gobernadores, ni presidentes preciosos; pero México tiene que recordar nítidamente la ruta crítica que le ha permitido construir muchos rubros de nuestra gran nación.

ESCRIBE UN COMENTARIO

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.