Home Influyentes Colaboradores MARIHUANA EN EU; HOMICIDIOS EN MÉXICO

MARIHUANA EN EU; HOMICIDIOS EN MÉXICO

MARIHUANA EN EU; HOMICIDIOS EN MÉXICO
0

Por Jorge Samuel del Villar

Existe una evidente correlación entre un proceso de permisibilidad, regulación o legalización del consumo recreativo del cannabis psicotrópico en la totalidad del territorio estadounidense, con un imparable incremento en la tasa de homicidios en México.

La tasa de homicidios presentó un descenso constante desde 1986, año en que se ubicaba en 21.17 homicidios por cada 100,000 habitantes, para llegar a un piso de 9.04.

En el 2004 (dos años antes que empezara la “Guerra contra el Crimen”, durante la administración de Vicente Fox) esta tendencia se revirtió, hasta llegar a un techo en 2011 de 23.88. A
partir de ahí, la tasa empezó a descender significativamente durante tres años,
a pesar de que la “Guerra
contra el Crimen” fue una
política transexenal.

En 2015 se rompió un
paradigma histórico en la
política de seguridad y salud en prácticamente todo el territorio estadounidense. Se produjo un contagio de permisibilidad en los gobiernos estatales con respecto al consumo recreativo del cannabis psicotrópico.

En algunos estados, la legalización fue abierta, en otros fue implícita, como en Arkansas, donde el consumo recreativo de cannabis psicotrópico tiene “the lowest law enforcement priority”, o sea que la policía tiene prohibido detener a quien consuma marihuana psicotrópica de manera recreativa.

El mundo todavía no ha procesado la dimensión de este cambio de paradigma socio-político, económico-cultural, con repercusiones hemisféricas e incluso globales.

Hace tan sólo un par de años hubiese sido inimaginable que en la tradicional y familiar transmisión de CNN de año nuevo hubiese varios reportajes en vivo, en donde ciudadanos consumían marihuana psicotrópica en varias

modalidades. Es imposible dejar de vincular este proceso de permisibilidad del consumo lúdico de drogas en EU con el aumento incontrolable de la tasa de homicidios en México.

Las grandes dudas con respecto a la legalización en México, que antes del 2015 eran válidas, no aplican para la nueva realidad hemisférica, pues la imaginación rebasó la realidad. Evidentemente, el consumo de marihuana psicotrópica puede ser sumamente dañino: particularmente si se consume antes de los 23 años, edad aproximada a la que se termina de desarrollar el cerebro humano. Lo mismo sucede con el consumo del alcohol, que representa la principal causa de muerte en el rango

poblacional de entre los 15 y 29 años de edad en México (no limitativo a accidentes de tránsito, homicidios con violencia, lesiones no intencionales, suicidios, cirrosis hepática o congestiones alcohólicas).

Se sabe que la prohibición no impide el consumo, mientras que está a discusión la magnitud en que se puede restringir. La realidad es que frente a la legalización en EU, no hay ya opción. La alternativa es que la tasa de homicidios en México alcance niveles inimaginables. México está más que preparado.
El gobierno federal del PRI redactó una iniciativa que por presiones internas quedó corta; el entonces presidente del Senado del PAN contra ofertó con una propuesta incluso mucho más progresista. Fue de los pocos momentos del sexenio en que la popularidad del presidente aumentó.

De todas las propuestas que el Presidente de la República electo, Andrés Manuel López Obrador, ha formulado, la única que verdaderamente implica- ría una Transformación Progresista de Paradigma es la regulación del consumo recreativo de la marihuana. Es momento de pensar distinto. En realidad, ya no hay otra alternativa.

 

ESCRIBE UN COMENTARIO

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.