Home Grilla CDMX Colaboradores ¿Y el responsable de la seguridad?

¿Y el responsable de la seguridad?

0

Por Alejandra Martínez

La semana pasada la nota más relevante de la Ciudad de México, no relacionada con el tema electoral, fue la renuncia del titular de la Secretaría de Seguridad Pública, Hiram Almeida. Una salida sorpresiva de la que no se ha dicho nada, pero que sin duda puede tener un impacto negativo en la ciudadanía.

Y es que si aún con un titular al frente de la policía las corporaciones hacen lo que quieren y la delincuencia en las calles está desbordada, sin un responsable, la ciudad está en peligro inminente de caer en la ingobernabilidad.

El Jefe de Gobierno José Ramón Amieva declaró oficialmente que analiza los perfiles de los candidatos, y mientras tanto se quedará como encargado Luis Rosales, el responsable de todo el funcionamiento operativo de la SSP, quien por años ha aspirado a la titularidad de la dependencia capitalina.

Pero la pregunta sigue en el aire: ¿quién podrá hacerse cargo de la seguridad capitalina? Una opción es que fuera un personaje que saliera de las filas del gobierno actual, con la misión de mantener el orden durante unos meses. La otra es que en la reunión del jueves pasado entre Amieva y la jefa de gobierno electa, Claudia Sheinbaum, ya haya habido una definición.

Y no sería raro, pues ese día ambos declararon que llegaron a un acuerdo para que el presupuesto del primer año del nuevo gobierno tenga el sello de Morena, a fin de que inicie pronto la implementación los programas y acciones que le interesan, acuerdo que puede incluir, ya, el tema de seguridad, con un secretario de seguridad pública propuesto por Sheinbaum. De esta manera se estarán matando varios pájaros de un tiro.

Primero, que el nuevo gobierno cuente ya el 1 de diciembre con el control pleno de la policía y los problemas de la ciudad. Segundo, evitar el desgaste del nombramiento, y tercero, contar con la opción, en caso de que el funcionario designado no dé el ancho, de realizar tersamente los cambios requeridos.

Esta estrategia es la que Morena utilizará a nivel federal para nombrar a los tres fiscales aún pendientes, a cuenta y cargo del gobierno de Enrique Peña Nieto, sin que el nuevo gobierno se desgaste en el proceso. Si ese es el acuerdo, la seguridad de la ciudad no se pondrá en riesgo y la gobernabilidad se mantendrá.

De otra manera la capital del país podría entrar en un proceso de descomposición que no le conviene ni a Morena ni a sus aliados. La cordialidad con que se están realizando los primeros encuentros parece indicar que así serán las cosas.

Hasta el momento, al parecer todo es miel sobre hojuelas. A nivel federal los enviados de Morena ya están llegando a las dependencias y a nivel local la reunión del jueves señala un cambio sin gritos ni sombrerazos. En todo caso, lo más importante es que para el ciudadano de a pie, que cada día sufre por la inseguridad, todo esto se traduzca en poder vivir más tranquilo, sin el riesgo de ser golpeado, asaltado o secuestrado. Si así ocurre, seguro será de aplaudirse.

ESCRIBE UN COMENTARIO

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.